Entendiendo la barrera inteligente de la piel.

En el posteo anterior hablábamos de que la piel es un órgano muy inteligente que regula las células, adaptándolas a las necesidades que tiene cada parte de ésta. A continuación explicaremos un poco más a detalle el funcionamiento de la barrera inteligente de la piel.

La barrera natural ha sido “desmenuzada” para comprenderla y “penetrarla” o para apoyar sus funciones. Se han creado diferentes sistemas de penetración que temporalmente la remueven o modifican su pH, la cantidad de grasa, etc. Todo esto para permitir que los ingredientes activos penetren a capas más profundas del propio estrato córneo y cumplan sus funciones de regenerarla o simplemente cuidarla.

En general, las capas de la piel se describen así: Epidermis y Dermis. Se puede decir que estos sistemas funcionan entre sí, como una estructura.

La Epidermis es la barrera inicial de la piel, que tiene contacto con el mundo exterior. Impide el paso del agua, la luz solar, los insectos, gérmenes, el calor, el frío, suciedad, gases y se defiende por su pH. También cuida al sistema de la Dermis, que se compone de fluidos, sangre y elementos como: vitaminas, hormonas, proteínas y calor. La Dermis y la Epidermis, en conjunto, proveen la regulación de la temperatura de todo el cuerpo, la evaporación del sudor y el flujo dérmico de sangre. Gracias a su impermeabilidad, la Epidermis permite que en la Dermis, la sangre lleve nutrientes a las células vivas y nacientes de la capa basal (capa interior de la Epidermis).

La Epidermis es la cubierta o capa dura de la piel, que resiste la fricción, abrasión y presión, y es también un sistema para el desecho de toxinas. Está formada por queratinocitos, que van muriendo para formar los corneocitos, células del estrato córneo.

Construyendo la barrera inteligente

La capa interior de la Epidermis es la capa basal, se encuentra junto con la Dermis. Es una capa activa que multiplica células y da vida a células nuevas. Éstas se generan de una manera específica y con cualidades diferentes para el estrato córneo, dándole a la piel una textura y resistencia diferente, de acuerdo a la región del cuerpo (planta del pie, párpados, palma de la mano, cara, cuello, etc.).

En conclusión, la piel es el órgano más grande, más complejo y más admirable que tiene el cuerpo humano y posee capacidades ilimitadas e inimaginables.

En ASPIDPRO trabajamos todos los días para conocer y comprender mejor la piel y sus mecanismos. De manera que, junto con nuestra comunidad de cosmiatras y cosmetólogas, podamos seguir siendo los mejores aliados de tu salud y belleza, al mismo tiempo que apoyamos tu realización y autoestima.

Comments are closed.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube